FERNANDO MENESES
El compositor



Como nos duele, cuando sabemos que el ser amado nos hiere, pero hay razones que le impiden y no pueden entre sus brazos reconocer sus amores...
Y es delicioso, cuando te sientes muy cerca de esa persona, cuando respiras su mismo aliento y su aroma y entre sus pechos tu duerme sueños de aurora...

ay corazón mira bien de qué vale recordar, momentos de aquel ayer si ya nunca volerán.

Esta vez si volverán, porque Fernando Meneses, ese compositor de clásicos del vallenato, sigue creando susurros de amor convertidos en canción.

Al explorar en la vida del compositor FERNANDO MENESES ROMERO y remontarnos a su infancia en el hogar de UBALDO telegrafista andariego y JUANITA mujer de extracción humilde y amante de su familia, ha de reconocerse que Dios en su grandeza le señaló un destino antes de nacer y lo envió al mundo en un lugar y espacio donde se conjuraron todos los elementos necesarios para que fuese el compositor del amor.

Su infancia transcurrió en un paraje hermoso, en su tierra: La Gloria - Cesar donde sus ojos despertaban y se adormecían bajo un sol esplendoroso de grandes matices al atardecer. Sus juegos y fantasías se desarrollaron al arrullo del cauce del río Magdalena, trayendo sueños y llevándose ilusiones, al lado de sus hermanos Alberto, Gustavo, Alfonso, Rafael (fallecido), Ubaldo, Gloria y Sofía.

Desde pequeño se acostumbró a las visitas que frecuentemente hacía el maestro Julio Erazo a su compadre Ubaldo, y embelezado a veces a hurtadillas, escuchaba el estreno de sus canciones de amor y aventuras, al calor de una parranda "pa´ los grandes".

Sus inquietudes de romántico y soñador tomaron el rumbo de la poesía y siendo un jovenzuelo que cursaba sus estudios de secundaria en Ocaña, alcanzó a escribir 60 sonetos, los que inspirados en el amor desaparecieron por obra de los celos de una novia que en un momento de rabia los quemó.

Pero la llama no consumió su musa y tímidamente se aventuró a componer boleros. Posteriormente con el ánimo de emular a Julio Erazo se inició en la composición vallenata y lleno de emoción se sometió a la crítica y la enseñanza del maestro quien le habló de la métrica, de ritmo y purismo; forjando así las bases sobre las cuales Fernando construyó una obra maravillosa que aún no termina por que fluye con la generosidad de sus sentimientos.

Fue "Pañuelito Güamalero" grabado por el conjunto los Hermanos de la Hoz, la primera canción que llevó al acetato, por el año de 1968. En los años 1971-1972 Nelson Enriquez selecciona cinco (5) de sus temas para grabarlo.

Pero Dios había decidido que Fernando tenía muchos escalones que ascender y fue así como en 1975, cuando cumplía su año de medicatura rural en Codazzi, conoció a Rafael Orozco quien hacía pareja musical con Emilio Oviedo, y a finales de ese año, un amigo común lo relaciona con Israel Romero, acordeonero de Daniel Celedón.

De esas amistades surge, a instancias de Fernando Meneses y otros amantes del folclor, un nuevo grupo musical: El Binomio de Oro, quienes hacen el primer gran éxito vallenato del nobel compositor: "Momentos de amor" y tras él vienen canciones que contaron con el favorecimiento del público "Reconozco que te amo", "Relicario de besos", "Mi mejor canción"....... trece éxitos en total, siendo el último "Después del amor" antes de la muerte de su compadre Rafa. Y con el nuevo Binomio de Oro de América, se grabó "Como nace una ilusión".

Pero su inspiración fue también interpretada por otras agrupaciones de reconocida trayectoria dentro del folclor vallenato Otto Serge y Rafael Ricardo que grabaron 7 de sus canciones, Los Betos 3, Jorge Oñate que hace una inolvidable 'Canasta de Ensueños', Alfredo Gutierrez, Silvio Brito y El Pangue Mestre, "Los Diablitos", "Los Chiches", "Los Embajadores Vallenatos"; y de las más nuevas generaciones "Las Estrellas Vallenatas" y "Los Conquistadores Vallenatos". Así mismo, sus canciones han sido llevadas a versiones de música salsa por orquestas centroamericanas.

Pero el maestro quiso dar más de sí al folclor Colombiano, por lo que en 1981 participó en el festival de la canción en Villavicencio, y con su tema "Mujer y Llano" arrancó a los llaneros el premio a la mejor canción llanera.

En 1990 junto con los maestros Santander Durán Escalona, Gustavo Gutierrez, Leandro Diaz y Hernando Marín lleva al acetato una obra de colección interpretando dos temas de su autoría.

Una vez más esa mano poderosa indica un camino a seguir, un lugar que hallar y el magnetísmo que Fernando siente por las montañas, la atracción que en él ejerce el verde de los paisajes Santandereanos, lo mueven a radicar su residencia en Bucaramanga, muy cerca de Rio Negro, la tierra de su abuelo paterno.

En la 'Ciudad Bonita' abre un espacio para su familia, su esposa Ruby y sus tres hijos Fernando, Mauricio y Berenice. Aquí instala su consultorio médico Gineco- Obstetra egresado y especializado en la universidad de Cartagena, dedicado además a los procedimientos de Ecografía, Criocirugía, Colposcopia y Radiocirugía.

El compositor se identifica con nuestros instrumentos musicales y convierte su corazón en un tiple para crear bambucos que fueron grabados por el dúo "Los Hermanos Martínez". Así su obra sigue creciendo en aires musicales, en belleza y en raíces regionales.

Pero su historia musical no para allí, luego en diciembre de 1997, es elegido como el compositor de año en el Festival Nacional de Compositores en San Juan del Cesar, Guajira, con la canción titulada 'Triste Final'. Ahora prepara dos canciones más que muy pronto sacará al mercado y también muy pronto, estará listo un disco compacto que ha venido preparando con sus canciones éxitos interpretadas en su totalidad por él y acompañado de las guitarras de los hijos de Sergio Moya Molina.

Por eso, con esta historia no podemos decir que el doctor FERNANDO MENESES ROMERO es un compositor vallenato. El ha compuesto al amor de muchas formas, por que como él mismo manifiesta: Dios le ha regalado amor en todas las formas, en su hogar paterno, en su juventud, en su profesión, en su hogar y más que todo en su alma de poeta, romántico y soñador.

Tomado de Valledupar.Net

Pagina anterior

FerMeneses