Situación politica en Venezuela

     
Inicio
Situación política
Noticias
Red de solidaridad
Artículos
Logros del proceso
Enlaces bolivarianos
Contactos



 

 

Rebelión
20 de abril del 2002
Volverán a intentarlo
Carlos Fazio
La Jornada

Fue un golpe de Estado cívico-militar clásico. De factu- ra estadunidense. Transparente. Un golpe de Estado oligárquico, corporativista. De ultraderecha. Todo el tiempo contó con el apoyo de la Casa Blanca. Fue un golpe con olor a petróleo y a reacomodos geopolíticos continentales. El siguiente objetivo era Cuba. No queda duda.

"Ni un solo barril a la isla", fue el guiño a Washington de los golpistas a través del fugaz gerente de suministro de Petróleos de Venezuela, Edgar Paredes. Casualmente, el coronel Pedro Soto, una de las cabezas visibles de la conspiración, visitaba Washington y Miami cuando se consumó la intentona golpista. Se adivina detrás la mano de Otto Reich, el ex embajador estadunidense en Caracas y actual asesor de Asuntos Interamericanos de la administración Bush. Un viejo halcón ligado a la CIA y a la mafia terrorista cubano-estadunidense de Florida, estado donde se fraguó el fraude electoral que llevó a George W. Bush a la oficina oval.

Fue un golpe largamente preparado. Fracasó, sí. Pero volverán a intentarlo. Como suele ocurrir en estos casos, la efímera dictadura del empresario petrolero Pedro Carmona se juramentó ante "Dios Todopoderoso", en nombre de la sacrosanta "democracia". Lo hizo rodeado de militares en una de las principales bases castrenses de Venezuela. Contó, in situ, con la bendición de Baltasar Porras, presidente de la Conferencia Episcopal. Y con el aval de los banqueros de Wall Street y de la "prensa libre" (radiofónica, escrita y televisiva) de Washington, Caracas y algunas capitales de América Latina.

Santa alianza. Dios, la espada y el poder del dinero. Con el "cuarto poder" (las cadenas Globovisión, Radio Caracas Televisión, Televen, Meridiano TV, CMT, Vale TV, CNN en español y Televisa) participando de la conjura, legitimándola.

Nada nuevo. El caracazo mediático desinformador, adscrito a la guerra de baja intensidad, con el mismo patrón desestabilizador que operó antes contra Manuel Antonio Noriega en Panamá y a favor de los contras versus la Nicaragua sandinista. Ejemplos sobran.

Una vez más los poderes fácticos en acción. Vieja receta. Cuando los oligarcas vernáculos y sus socios del exterior sienten peligrar sus intereses recurren a la fuerza en nombre de la democracia. Casi nunca falla. Necesitan tener el control del poder en sus manos sin intermediarios. Pero como la dictadura es un sistema de gobierno que está hoy desprestigiado, huye de su propio nombre y se reivindica como estado de derecho. Aunque tenga que asumir poderes extraordinarios, pisotear la Constitución, disolver el Congreso, el Poder Judicial y el Consejo Nacional Electoral, destituir alcaldes y gobernadores, y desatar una represiva cacería de brujas con apoyo de los paramilitares, la policía y el ejército. Fue lo que hicieron Carmona y sus cómplices golpistas el fin de semana pasado.

Dictadura, del latín dictator, significa gobierno absoluto de una persona o grupo sin necesidad del consentimiento del gobernado. ¿Quién designó a Carmona? Un grupo. ¿En nombre de quién? De sus intereses de clase. Ningún dictador dice que es dictador. Todos los sistemas proclaman representar la voluntad del pueblo, del soberano. Hay dictaduras semánticas; formas anónimas de la dictadura. No-democracias que llegan al poder mediante la violencia y la manipulación. Fue la intentona de Carmona y los golpistas.

En las fases de crisis hegemónica, de inestabilidad estructural e institucional, la clase dominante siempre recurre al "orden" para garantizar el mantenimiento de las condiciones de reproducción del modo de producción capitalista. Algunas veces los amos del poder recurren a gobiernos militares bajo cualquiera de sus formas históricas: bonapartismo, dictadura militar, fascismo. Otras veces la oligarquía asume directamente el poder. Pone al mando a uno de los suyos. Como fue el fracasado caso de Pedro Carmona, el empresario huelguista, ¡rara hazaña! (pese a sus reminiscencias pinochetistas), que lideraba la patronal reaccionaria, Fedecámaras.

Pero el drama de Venezuela durante 47 horas exhibió otra cara. La de los medios masivos. La de la indignidad intelectual. La del desprecio por los más limpios valores. La del odio a la inteligencia, a la información, al libre examen, a la cultura. Una jauría desenfrenada y concertada de "comunicadores", incluidos los de algunos noticiarios mexicanos, durante varias horas exhibieron sus rencores y sus fobias. Incapaces para el análisis, calumniaron, difamaron. Había que abatir al enemigo. A Chávez, el "dictador", el "autoritario". ¿Discutir sus ideas? Para qué. ¿Refutarlas? Para qué. ¿Oponerle otras? Para qué. Simplemente se dedicaron a la morbosa tarea de falsear la realidad, de tergiversarla. Cualquier cagatinta recién llegado se erige, desde la televisión, la radio o la prensa escrita, en juez y fiscal de conductas ajenas, en agente transmisor de la maledicencia y la conjura. Muchas buenas conciencias, que militan en las filas de los políticamente correctos, abonaron la ficción y la mentira en función de los más aptos, los mejor dotados, la nueva elite que se encaramaba en el poder en Venezuela.

Igual que los aristócratas de las elites que representan, sienten desprecio por la masa. La llaman chusma, horda. La animalizan. Están convencidos de que la masa siempre necesita ser domesticada. Es la antípoda del dictador. Por eso, los "ingobernables", los descarriados, los que se salen de la "grey", del "rebaño", sólo entienden con la mano dura.

Necesitan del castigo, del miedo, del palo, para que se pueda domeñar su agresividad. Necesitan un jefe. Ese fue el papel que había asumido el derechista Carmona. El efímero dictador que iba a controlar a las "hordas chavistas". El nuevo jefe del rebaño. El dictador democrático que llegaba en nombre de la "razón social" de los que mandan. Fracasó en su misión. Pero volverán a intentarlo. El u otros sublevados que participaron en la intentona con Carmona. La razón es sencilla: los verdaderos amos de la conspiración teledirigida están en Washington y siguen queriendo la cabeza de Chávez.

 

 
       



Más artículos:

Venezuela, tras el intento de Golpe de Estado:
¿Sobrevivirá el proyecto de Chávez?
Gregory Wilpert

Ver artículo>>

Operación Dignidad
Heinz Dieterich Steffan
Ver artículo>>

Dossier del golpe en antiescuálidos.com

Dossier de los hechos de abril
www.redbolivariana.com

¡GRACIAS VENEZUELA!
Contra el Golpe de Estado. Por la democracia participativa.
Nunca más dictaduras en América Latina.
Emancipación de Argentina


 

 

 

 

 Sista uppdatering: 2002-06-08   E-mail: bolivar.ce@spray.se