“...prisión y juicios que se me siguen por haber servido al país hasta el sacrificio” junio de 1900

¿Quién fue Pablo Zarate?

Pablo Zarate "El temible Willka" estuvo casado con Aída Aguilar con quien tuvo 4 hijos, fue un prestigioso comunero, severo, inteligente y tenaz que nació en Imilla-imilla en la zona de Sikasika, desde niño su comunidad le transmitió la hazaña histórica de sus antepasados y la importancia del Kollasuyo. Vivió en medio del abandono y del ultraje que debían soportar las comunidades y se comprometió desde muy joven a recuperar para nuestro pueblo lo que nos pertenece desde los orígenes de este continente.

El 21 de Diciembre de 1870 el jefe comunero, se entrevista con el futuro presidente Agustín Morales que vino a pedirle ayuda para derrocar a Melgarejo y es nombrado en ese entonces Sargento mayor del Ejercito, el entonces soldado Pando vio estas entrevistas.

Para la guerra federal en 1898  es nombrado General de División del Ejército Boliviano y Comandante Máximo de la Jefatura Suprema de los ejércitos Indios. 

Las tres exigencias del líder comunero al ingresar a la guerra fueron:

(1)   Liberación de los colonos.

(2)   Participación de los quechuas y de los aymaras en el gobierno.

(3)   Devolución de las tierras comunales.

Organizó y dirigió el Ejército Aymara que fue un conjunto de pequeñas unidades con poderosas masas humanas dirigidas por comandantes que ganaron mucha experiencia en el enfrentamiento contra las tropas de Fernández Alonso, entre ellos Luciano Willka, Cruz Mamani (llamado 2do. Willka) y Lorenzo Ramirez. Quienes detrás de la wiph’ala avanzan hasta lograr la victoria final en  Paria el 10 de abril de 1899.

Willka que es fuerza, esplendor, energía solar y humana, impulsa la fundación en Peñas del Gobierno Comunal (federado) que nombra al Jatunruna Juan Lero como presidente. El levantamiento Aymara tenía por objetivo, por lo menos así se conoce en el "primer gobierno" (en la república) indígena de Peñas, lo siguiente: 

·        Constitución de un gobierno indígena

·        Restitución de tierras a sus dueños originarios

·        Guerra contra las corruptas minorías dominantes

Posteriormente entra a Oruro con 50.000 Quechuaymaras a los que encabeza demandando la devolución de tierras. Allí, es homenajeado, protegido y custodiado por el ejercito federal que le corta toda forma de comunicación con las provincias. Luego él junto a 60 líderes comunales, son apresados, interrogados y torturados por sus “amigos”.

El peligro que representó su presencia, quedo ahogado en la prisión bajo cargos de sedición de los que al final fue absuelto. Con su fusilamiento, queda marcada otra etapa en el aniquilamiento indígena, por brindar ayuda a de la hegemonía blanca criolla “progresista” de entonces que controló el estado por 20 años, con estos resultados: Matanza de indios en La Paz, cesión de Antofagasta, regalo del Acre, contrato Spayer, fraude electoral y caciquismo.