Las causas

El sistema de propiedad comunal de la tierra y del agua, esenciales al igual que el sol y el aire,      Zarate Willka es  propio de nuestros pueblos originarios. Esto fue para los invasores y es para sus descendientes criollos, el semillero de todos los males, ya que según ellos, esto nos hace perder el individualismo y en consecuencia se atrofia nuestro neo-liberal espíritu de empresa. Con tal motivo los esfuerzos progresistas de las oligarquías gobernantes desde 1866 -con Melgarejo a la cabeza- fue la de usurpar las tierras comunales declarándolas propiedad estatal, para posteriormente subastarlas y entregarlas a las élites ligadas al gobierno, este proceso se confirmó con la llamada ley de Exvinculación de 1874 en el gobierno de Tomas Frias. Esta ley nos dió el derecho de vender nuestras comunidades despedazadas en sumas irrisorias. Siendo esta brillante fórmula, la encargada de “capitalizar e industrializar el campo”, formándose así los grandes latifundios donde los comunitarios ya individualizados y desvinculados pasábamos a ser colonos de nuestras comunidades, esto con la bendición de la iglesia (conservadores) o con la proclamación de la libertad de cultos (liberales).WILLKAS

El avance de la resistencia frente al despojo fue formando en el altiplano los gérmenes de la Nación Aymara y por esto se decide que es conveniente trasladar la capital a La Paz, para poder controlar mejor la subversión, contra esto el poder ejecutivo en Sucre dicta la “Ley de Radicatoria”. Este fue el pretexto que se encontró para disputarse el botín republicano. Esta lucha por el poder (Unionistas vs. Federalistas) se dio entre el presidente Severo Fernández Alonso apoyado por la elite de la era de la plata en descenso (Sucre) y el coronel liberal José Manuel Pando, senador paceño respaldado por la minería del estaño en ascenso (Oruro, La Paz), ellos necesitaban de nuestra ayuda para triunfar y militarizaron aymaras creando la “vanguardia de aborígenes” y contaron con el apoyo de las comunidades que esperaron detener de este modo las expropiaciones y los asesinatos.

La rebelión de 1899 tenia para nosotros un solo fin... ¡Recuperar las tierras comunitarias!, aquellas que nos fueron arrebatadas sistemáticamente desde 1866 y para lograrlo se debía pactar con quien se pudiera, nuestro hermano Pablo Zarate “El temible Willka” nacido en la zona de Sikasika lo hizo y dirigió la insurrección de miles de indios, en contra del robo, la opresión y explotación a la que nos sometieron por siglos.

La confrontación

(La guerra no es de partidos, sino de razas; hemos vivado a Pando y a la federación y nos han contestado ¡Veva Willka! –R. Condarco-)

·       El 13 de noviembre de 1898, se organizó en La Paz el comité que haría posible el régimen federal en Bolivia.

·       El 10 de diciembre se dicta el estado de sitio en el departamento de La Paz.

·       El 12 se constituye  una Junta de Gobierno Federal, Pando fue a Oruro de allí escapó a Sica Sica como miembro de la junta Revolucionaria, mientras Alonso desde Sucre fue a La Paz a buscar la conciliación con los liberales y destruir la creciente Nación Aymara.

·       El 15 Alonso llega a Oruro y cuando sale de allí es atacado especialmente en Sika-sika, Imilla-imilla y Machacamarka por las montoneras aymaras y quechuas.

·       El 8 de Enero llega el presidente a Viacha y espera (cobijándose del lacerante frío altiplánico) a los refuerzos sucrenses para hacer frente al cerco de 40.000 aymaras organizados por Willka que con un permanente hostigamiento hizo posible que las armas compradas al Perú (a cambio de territorios) llegara por los alrededores del Lago Titicaca hasta el Alto. El acoso contra la nata aristocrática fue permanente y algunos destacamentos son aislados, desarmados y apresados, combinamos una lucha guerrillera con una guerra móvil, los enfrentamientos se dieron ante todo en Corocoro y Condorhipiña, allí se ataca al ejercito conservador y las multitudes aymaras ingresan a Viacha. El gobierno federal aún no iniciaba ningún combate aunque compró 32 toneladas de armamento moderno. La lucha continúa en Ayo-ayo, Umala, Curahuara de Pakajes, Kakiahuri, Llimph’i.

·       El 27 de Enero el ejército conservador se retira de nuestros territorios y se refugia en Oruro, sin haberse enfrentado aún con los federalistas paceños. Sin el apoyo aliado la guerra se da en Caracollo, Inkisivi, Tapacari, Paria, Chayanta, Sacaca y se empieza a entender que el enemigo esta en el sur, pero también esta en el norte.

·       El 28 de Febrero entran los liberales a Mohoza y el escuadrón Pando nos trata como a siervos de guerra y no como aliados, toma entonces nuestro ejército un rumbo propio creando su propio gobierno comunal que solo acata las ordenes de Willka.

·       El 29 se detienen estas arbitrariedades y A. Eguino le dice al párroco: “... estamos perdidos, la indiada se ha alzado”, se los toma prisioneros por sus desmanes y aquellos que fueron obligados a reclutarse son perdonados, el resto es sentenciado a muerte.

·       El 6 de Marzo llega un telegrama para Alonso a Caracollo, es del coronel Pando que busca una alianza para evitar derramamiento de sangre entre hermanos y donde le advierte de la posibilidad y el peligro que significan los indios sublevados “...nuestras fuerzas unidas ahora apenas podrán dominarla”.

·       El 10 de marzo las fuerzas “aliadas” de Pando y Willka se enfrentan contra los conservadores que disparan al sector quechuaymara y que cuando su derrota es un hecho, estos buscan a las fuerzas criollas de Pando para rendirse, aumentando este su columna a 3.720 soldados ese mismo atardecer, habiendo ingresado al combate con 1.795 hombres,

·       Posteriormente Alonzo se retira a Oruro de donde protegido por el nuevo ejercito tomó un tren esa noche con destino a Antofagasta,  

·       El 11 de abril nuestro ejercito de 50.000 hombres armados de piedras, palos y mosquetes, junto a los liberales festejamos el triunfo en Oruro, donde fuimos recibidos con alegría.

·       Pando manda custodiar y aislar a Zarate Willka junto a otros 60 líderes Quechuaymaras para posteriormente apresarlos y juzgarlos, comandando entonces las fuerzas federales y republicanas re-unidas en contra del gobierno federal indio, les pide a los “amigos” comunitarios alzados retornar a sus comunidades, decidiendo el traslado de la capital de la República a La Paz, desechando al federalismo que fue origen de los conflictos, destrozando y encarcelando los gérmenes de la República indígena proclamada el 10 de abril de 1.899.

·       Un nuevo pacto entre las elites producto del miedo y la animadversión contra nosotros les crea los puentes para cruzar los ríos de sangre que los separaron, para continuar con su tarea principal; Reprimir a los indios, negros y mestizos con el armamento europeo más moderno de entonces. La orden de Pando llega mediante un telegrama a E. Villazón: “Conviene reprimir tendencias subversión”.

·       El 23 de Abril es detenido el presidente Juan Lero, quien muere prisionero el 12 de abril de 1.901 en lealtad absoluta a la guerra comunal y a Willka.

·       Luego de mas de 2 años en la cárcel el juez declara inocente a Willka de todos los cargos y sale de la cárcel de Oruro custodiado por soldados que debían  cuidarlo de atentados al ir a La Paz y en el paraje Chojllunkeri, es fusilado el precoz caudillo por esta escolta junto a 30 jefes comuneros a fines de 1.901

Efectos posteriores

Tras la aparente derrota de Zárate Willka y el asesinato de nuestros lideres nacionales, persisten las luchas comunales, en contra de la consolidación de una política racista que propugnaba nuestra inferioridad racial empeñada en buscar nuestra desaparición bajo el lema: “Hay que bolivianizar Bolivia”, y entonces nuevos Willkas surgen en Potosi y Chuquisaca, las comunidades aguantan un genocidio sistemáticamente ocultado por la prensa criolla que busca invalidarnos política y militarmente. En forma paralela, las haciendas van creciendo y en consecuencia aumentan los colonos, los mitayos y los pongos.

Los liberales progresistas que decían defender los derechos indígenas, retribuyeron la ayuda brindada, actuando aún peor que los conservadores y las luchas tomaron un carácter local, buscando eximir a sus comunidades de las leyes agrarias que pretendían exterminarlas.

Los botes de rebeldía se empezaron a sentir desde 1910 y culminaron el 12 de marzo de 1921 con la invasión de los comuneros a las haciendas de Jesús de Machaca en 1921, proclamando allí el Gobierno Comunal cuyo rasgo más sobresaliente constituyo la autonomía y gobierno de las markas aymaras.

Es la época en que se organizó en las comunidades el movimiento llamado de los “caciques apoderados” quienes actuaron nuevamente en defensa de nuestras tierras comunales, usurpadas por las haciendas e iniciaron la lucha por la "soberanía comunal" en contra  del monopolio comercial, por nuestro derecho a la educación y a la ciudadanía.

Las peticiones de este movimiento fueron:Originarios

·       RESTITUCION DE LAS TIERRAS COMUNITARIAS.

·       Abolición del servicio militar obligatorio.

·       Supresión de las diversas formas de tributo colonial.

·       Establecimiento de escuelas para las comunidades.

·       Creación de los mercados campesinos.

Los principales lideres en esta época fueron Santos Marka T’ula, Rufino Willka, Mateo Alfaro, Leandro Nina Quispe, Faustino Llanqui, Marcelino Lanqui, Francisco Tancara, Dionisio Phaxsi Pati, Feliciano Condori y muchos otros...

El balance final nos dice que la exigencia comunal a los finqueros de salir de las tierras quechuaymaras,  fue escuchado por muchos hacendados que abandonaron  el Altiplano para siempre.

Sorata En 1904 tuvo lugar la sublevación de Pomata que fue dirigida por Santos Marka T’ula.

En 1927 el Achacaqueño Manuel Chachawayna, fué el primer candidato Aymara a diputado por las provincias de Muñecas y Camacho, del departamento de La Paz dijo: "No sólo podemos ser electores, sino elegidos, bien por nosotros, empecemos por la diputación para después llegar a la Presidencia de la República, puesto que somos mayoría" (La Razón).

Eduardo Leandro Nina Quispe fundó la Sociedad República del Collasuyo, el 8 de Agosto de 1930 y en 1934, como presidente de la Sociedad Centro Educativo Collasuyo, incorpora en su solicitud del deslinde general de territorios andinos a los pueblos indígenas Guaraní, Mojeño y Chiquitano, de los departamentos de Santa Cruz, Tarija y Beni. Entre los nombres que acompañan estas solicitudes están Casiano Barrientos, capitán grande del Izozog, Saipurú y Parapetí de la provincia Cordillera de Santa Cruz, Guardino Candeyo, Tiburcio Zapadengo y Manuel Taco de Tarija, y José Felipe Nava, Sixto Salazar de Rocha del Beni.

En1946, cuelgan a Gualberto Villarroel, por nazi, populista, plebeyo y por permitir que se desarrolle el Primer Congreso Indigenista de Bolivia en el estadio de la Paz, posteriormente los indigenistas son rastreados y asesinados, uno de ellos Carlos Condori, es torturado y ahorcado por el párroco de Pocoata en 1947, su delito fue fundar Escuelas Comunitarias de acuerdo con las resoluciones del congreso.

 En Julio de 1956 en Puerto Acosta (Waychu), Laureano Machaka, proclama la República Aymara del Tahuantinsuyo, logrando inmediatamente una gran prosperidad que quiso compartir con las comunidades vecinas, su ejemplar dirección nos señala el camino a seguir: “ ... los que nos menosprecian negándonos a vivir como seres humanos de acuerdo con nuestras tradiciones y la sabiduría de nuestros antepasados, tendrán que someterse a nuestras leyes... (L. Machaca Presidente)”. Murió en la emboscada de Escoma el 21 de Octubre de 1956.

 En 1960 las nuevas generaciones aymaras tras la wiphala y el recuerdo vivo de T. Katari y B. Sisa forman el Centro cultural 15 de noviembre bajo la influencia de Fausto Reynaga.

En 1973 en medio de las ruinas preincaicas de Tiawanaku, fue suscrito en forma clandestina el “Manifiesto de Tiawanaku” que posteriormente fue difundido en castellano, quechua y aymara.

En 1983 se elabora la tesis política de la CSUTCB.

Entre 1993 al 1997, surge la Vicepresidencia simbólica de Víctor Hugo Cárdenas en la conducción de la República.

Represion